domingo, 10 de agosto de 2008

UN PAR DE BOTAS.

UN PAR DE BOTAS:

Sentado en su despacho, el comisario estaba ojeando expedientes
cuando el cabo se presentó trayendo al detenido
un mozo de treinta años a lo sumo, vestía bombacha gris, corralera
que a juzgar por lo vieja estaba dando muestra de la miseria de su dueño.

Sin levantar la vista de los papeles, prestó oído a la palabra del cabo,
me lo entregó el sargento, a según dice, este paisano vago
le robó unas botas al bolichero Vivas, comisario.

Unas botas ajá!, ladrón barato ¿cómo te llamás?
Orencio Nievas señor…
¿trabajás? no señor, no hallo trabajo, estuve, estuve trabajando en la chacra
de don Barcala, pero en cuanto terminó la juntada del maíz,
me echaron y ahora hago algunas changas y ansina vivo señor,
¿y a qué le llamas changas?, andás robando?

El paisano bajó la vista al suelo. A dónde tenés la botas? en el rancho señor.
Cabo mande a buscarlas y páselo pa adentro a este ratero,
que ya vamos a ver lo que le damos.

Salió el milico tras la orden , y el comisario se quedó pensando
un par de botas, ni pa robar sirven estos paisanos vagos.

No habían pasao dos horas que un milico se cuadró en la puerta del despacho.
permiso mi comisario, fui hasta la casa del detenido Nievas
a traer las botas que le robó a don Vivas.
me las entregó, me las entregó su mujer, las tenía puestas un hijo de ellos, un chico de unos siete años señor,
con que esas son las botas?, son muy chicas pa ensuciarse las manos y
que decía la mujer?, y nada comisario, lloraba como una magdalena
y cuando me iba, me dio esa carta pa que se la entregue a usted
en las propias manos.

Haber déme nada más natural, mujeres que piden los maridos, mujeres que piden los maridos , lo malo
que siempre los hallan angelitos, aunque le hagan sombra al mismo diablo.

Pero esa carta era distinta a todas, escrita en un papel de traza, mugriento y arrugado
las palabras eran una hilera torpe de garabatos que había estampado
la gracia y la inocencia de aquella criatura de siete años, ajena por completo
a la desgracia que la miseria tendió sobre su rancho.

El señor comisario se fruncía al tiempo que la iba descifrando,
y al acabar de leer…
Agente…, vaya hasta la casa del detenido Nievas y devuélvale a la mujer esas botas, dígale dígale…
que fue un error.. que nos disculpe, después me le pregunta al bolichero
de parte del comisario cuánto valen las botas, se las paga y que se olvide el caso
espere, espere no se vaya a Orencio Nievas ya mismo me lo sueltan
y que no deje de llegarse hasta aquí mañana mismo
puede ser, puede ser que le haya hallado algún trabajo,
se retiró el milico tras la orden, y Don Segundo se acomodó en la silla para repasar
esa sucia hoja de papel que aún temblaba como un pajarito herido entre sus manos.

Señores reyes magos, yo les pido que este año no se olviden de traerme las boticas
yo soy bueno, ya según dicen los otros chicos, ya según dicen los otros chicos, si uno se porta bien todito el año, ustedes no se olvidan de regalo.

Al dejar de leer… el comisario sintió como una braza dentro del pecho,
y hechó pa fuera toda la rabia murmurando, mientras que la miseria, mientras que la miseria haga ladrones de esta laya…yo nunca serviré pa comisario

5 comentarios:

Fata Morgana dijo...

Pensaba, justamente, en que ese hombre era demasiado bueno para serlo.
Un beso

Anónimo dijo...

la cancion está cortada al ultimo!! justo en la parte mas importante de la cancion, en el punto del mensaje final!!!!!!

María dijo...

Esta poesía tiene un autor, que no está especificado en ningún lugar.., es JULIO GUTIERREZ MARTIN, argentino, es una joya de la poesía gauchezca rioplatense..está grabada por un decidor ya desaparecido Chacho Santa Cruz.. solo quiero que lo sepan, todo quien la lea y escuche, gracias.-

MARY dijo...

Yo pienso que mientras siga exixtiendo miseria y desempleo en el mundo, mientras los que mastienen mas quieran y no compartan con los que no tangan, siempre existiran ladrones de esa laya. ah! y la última parte del poema es mienta hallan ladrones de esa laya, yo nunca servire pa comisario

Diana Ortega dijo...

Muchas gracias me salvaste la vida en verdad gracias :)